Misiones: Joven poseída: “Yo soy Satanás, dejame”

El cura se asustó porque la chica le respondía en latín, contó. La chica de 16 años fue trasladada a Capiatá para un exorcismo.

“Dejame ya, yo soy Satanás” fueron los gritos de una joven de 16 años, de San Juan Bautista Misiones, en un aparente acto de posesión demoniaca.

Dos videos se hicieron del momento de la ayuda del religioso. En uno de ellos se escucha al sacerdote expulsar al demonio o lo que sea del cuerpo de la chica.

“¡Sal de este cuerpo!” ordena el padre, con el crucifijo en la mano, un rosario y en la otra, una biblia, y a su lado, una jarra de agua bendita.
La joven acostada en la cama y siendo atajada por su familia, estaba fuera de sí.
Ella responde: “Yo, soy ¡Satanás!”. El religioso le dice que no es así. “¡Sal de este cuerpo bicho infernal, feo!”, replica el cura. Le derrama agua bendita, ella grita, se incomoda, el sacerdote pide a Satanás que “abandone el cuerpo” y ella responde: “no lo voy a abandonar”.

Le habló en latín

El padre Ermes, párroco que asistió a la joven “poseída”, contó a EXTRA que la familia notó algo rara a la chica desde la semana pasada, y el domingo, se tumbó en el suelo y comenzó a decir “cosas sin sentido” con una voz muy gruesa.
Esto asustó a la madre y a sus hermanitos y de inmediato llamaron al padre para que la revise.

“Mi hija está poseída, padre, el demonio se apoderó de su cuerpo, no paraba de decirme la mamá en medio del llanto. Me fui hasta su casa esa misma noche y vi que estaba acostada retorciéndose y no hilaba ninguna palabra”, contó el cura.
El párroco mencionó que él “no está autorizado” para realizarle un exorcismo por lo que comenzó con oraciones y frases de liberación.

“La joven no paraba de decirme que era Satanás, le hablaba en guaraní que es su lengua natal y no me entendía, increíblemente le hablé en latín y me entendía perfectamente y también me respondía, eso me asustó, ahí mismo pensé que el mal se estaba pronunciando en ella”, señaló el cura.
Se tenía previsto que la joven sea traída en Capiatá, con un grupo de hermanos misericordiosos para que le hagan el exorcismo y un lavado de alma, comentó el cura.

Caso similar

Quince estudiantes del colegio San Roque, de Kurusú de Hierro, en Azotey (Concepción), habían manifestado las mismas características a finales de septiembre pasado. No paraban de gritar, lloraban e invocaban al demonio.
Los médicos no encontraban respuesta al hecho, hasta que un cura de la zona “liberó sus almas” de satanás. En noviembre del mismo año, una joven de 17 años también presentó estos ataques, corriendo y gritando “Satanás” en su barrio.